Lucha por tu naturaleza

Nuestra salud depende de la naturaleza

Proteger la Naturaleza es la mejor forma de cuidar la salud de todos

En WWF nos solidarizamos con todas las personas que están siendo víctimas de esta pandemia y les mostramos nuestro apoyo en estos momentos tan difíciles. 

Ahora la prioridad es frenar el contagio y salvar las vidas de todos los afectados. Pero cuando todo pase, tendremos que trabajar a fondo para evitar que algo así vuelva a suceder. Por eso, desde WWF recordamos que nuestra salud y la de la naturaleza están íntimamente conectadas y que existe una relación directa entre la destrucción de la biodiversidad, el cambio climático y el aumento del riesgo de pandemias, como la actual del Covid-19. 

Salud y Naturaleza ¿Cómo se relacionan? 

La alteración de los sistemas naturales por destrucción del hábitat, la pérdida de biodiversidad, el tráfico de especies, la intensificación agrícola y ganadera, sumado a los efectos amplificadores del cambio climático, multiplican el riesgo de aparición de enfermedades de origen animal transmisibles al ser humano. 

La destrucción de los bosques, la minería, la construcción de carreteras y el aumento de población, no solo provoca la desaparición de especies, sino también que las personas tengan un contacto más directo con especies de animales salvajes y, de esta forma, también con sus enfermedades. 

Hay que recordar que el 70% de las enfermedades humanas tienen origen zoonótico, es decir, que son producidas por microorganismo patógenos que se transmiten al hombre a través de una especie animal. Pero la realidad es que virus y bacterias han convivido con nosotros desde siempre y se distribuyen entre las distintas especies sin afectar al ser humano en hábitats bien conservados. Una naturaleza sana, con biodiversidad conservada es el mejor amortiguador de pandemias.

Sin embargo, cuando los ecosistemas se alteran o destruyen y se alteran los equilibrios ecológicos y se facilita la propagación de patógenos, aumentando el riesgo de contacto y transmisión al ser humano.

Comercio ilegal de vida salvaje, una amenaza para todos.

Todo apunta a que el origen de este coronavirus está en un mercado asiático donde se comercia con animales salvajes y muy probablemente a través del pangolín, el mamífero más traficado del mundo.  Este podría ser el vector que ha desencadenado la actual pandemia del coronavirus, al consumirse en China y otros mercados asiáticos.

Nuestro informe “Pérdida de naturaleza y pandemias”  muestra cómo el tráfico de especies, su consumo y el contacto directo con restos de animales silvestres, expone a los humanos al virus u otros patógenos de los que esos animales pueden ser un huésped o vector. Por eso, WWF lucha desde hace décadas para acabar de una vez por todas con el tráfico de especies. Por una parte con campañas para terminar con la demanda de estos productos y trabajando con gobiernos e instituciones locales para pedir el cierre definitivo de estos mercados de comercio ilegal de especies.

El cambio climático, el amplificador de enfermedades

En este escenario, el cambio climático actúa como amplificador  de las principales amenazas que afectan a la biodiversidad y favorece la expansión de virus y bacterias, debido a su preferencia por ambientes húmedos y cálidos y el desplazamiento de especies que actúan como vector de transmisión.

Es momento de Luchar por tu Naturaleza.  

Por eso te pedimos que firmes nuestra petición por un Acuerdo Global con medidas  y compromisos firmes para proteger la naturaleza, frenar la extinción de especies, conservar los espacios naturales.

Solo así conseguiremos preservar nuestra salud y la de la Naturaleza y evitar futuras pandemias. 

Únete a la lucha por la naturaleza ¡Firma la petición!